Búsqueda avanzada
Encontrados 0 resultados
Resultados de su búsqueda

Deja que entre la luz a tu casa

Creado por Juan Manuel Gómez el 22/04/2022
| 0
Luz decoracion - obranuevaensevilla

Por vivir en Andalucía, disfrutamos – de manera general – de muchas horas de sol. Amanece temprano y anochece tarde. Tenemos tantas horas de sol que ya las querría un escandinavo para sí. Sin embargo, esto que a ellos les falta, a nosotros pareciera en muchas ocasiones que nos sobrara. Cuando llega la primavera, junto con la luz, llega el calor y, en estas latitudes, la subida de las temperaturas suponen palabras mayores. Además, tenemos la sensación de que los veranos cada vez empiezan antes y terminan más tarde. Todo esto quiere decir que sí, tenemos muchas horas de luz natural y sol, pero también de calor.

Debido a mi profesión, he escuchado en repetidas ocasiones aquello de “no quiero que a mi piso le dé el sol de ninguna manera”. Esto se puede entender si se viene de una vivienda deficientemente aislada y demasiado expuesta. Ni siquiera hay que irse más allá de los primeros años 2000 para encontrar viviendas en las que los áticos alcanzan temperaturas insufribles en verano. Y si vamos más allá en el tiempo, los aislamientos son aún peores. También hay viviendas que reciben muchas horas de sol por la tarde y en el interior de la vivienda la temperatura es demasiado alta como para ser confortable.

Con todo y, siendo consciente de las temperaturas a las que nos somete nuestro clima, yo abogo por dejar entrar la luz en casa. Cuanta más, mejor. De hecho, la tendencia en las nuevas construcciones es instalar ventanas de techo a suelo que tienen una superficie de entrada de luz natural fabulosa. También se tiende a favorecer las orientaciones más soleadas con mayores ventanales y es que la ganancia es muchísimo mayor que la pérdida. Si nos paramos a pensar las horas de luz eléctrica que ahorramos, nos daremos cuenta de la utilidad de dar paso a la luz natural.

Luz decoracion - obranuevaensevilla

Adicionalmente y, decorativamente hablando, estos ventanales tienen ventajas como hacer más limpios los espacios o proporcionar una sensación de amplitud sin igual, ya que facilitan las vistas al exterior. Cuando hay mucha luz natural, podemos jugar con los colores e incluso apostar por pintar las paredes en tonos oscuros si son del gusto. Además, la luz tiene un efecto positivo sobre nuestro estado de ánimo muy importante .

El sol y la luz natural siempre deben ser bienvenidos en una vivienda porque, si se tiene en exceso, se puede salvar con toldos, lamas, persianas, etc. El mercado cuenta actualmente con infinidad de opciones para contrarrestar la luz del sol. Pero el defecto  es insalvable. Es decir, si tu vivienda no recibe nada de sol o de luz (casi) nunca, no hay nada que puedas hacer para remediarlo. En la actualidad hay lámparas que dan un baño de luz que pareciera natural y, aunque está muy conseguido, nunca será igual que un rayo de sol. Evidentemente, hay infinidad de trucos para controlar con iluminación artificial el déficit de luz, como pintar las paredes en tonos blancos, colocar (pocos) muebles y elementos en tonos claros o colocar espejos cerca de las entradas de luz para que esta se proyecte por el resto de la estancia.

Por otro lado, en el sur tenemos una costumbre que siempre me ha parecido fascinante y muy propia. He tenido que dar muchas explicaciones a los extranjeros sobre esta cuestión porque es difícil de entender si no se padecen las altísimas temperaturas veraniegas de esta región. Esa costumbre no es otra que la de mantener la casa en penumbra durante las horas centrales del día en los meses más calurosos. Aunque la explicación es absolutamente evidente y lógica para nosotros, no lo es tanto para ellos: la penumbra impide que entre en calor de manera tan agresiva en casa, especialmente si los aislamientos son deficientes o no se dispone de climatización. Ahí y en ese momento sí es absolutamente pertinente evitar que los rayos de sol penetren en nuestro hogar.

Con todo y, a pesar de esto último, hay que perderle el miedo a tener sol y luz en una vivienda, especialmente si es de obra nueva, ya que los aislamientos térmicos han mejorado de manera exponencial. La luz da alegría y nos anima, regula nuestro descanso y es un componente decorativo adicional que sólo trae ventajas.

Autora:

Gema Armenta

Esperamos que os haya sido útil el post «Deja que entre la luz a tu casa». Recuerda inscribirte abajo de la página en nuestra newsletter para estar informado de todas las novedades de Obra Nueva en Sevilla y noticias relacionadas con el mundo inmobiliario.

Igualmente síguenos en Facebook e Instagram para tener información diaria sobre las Promociones en comercialización y noticias de interés.

Dejar comentario

Your email address will not be published.

Compare Listings